logo-cibernos

¿Quieres estar al día con las noticias de Cibernos LATAM?

Noticias Cibernos LATAM
 

Diferencias entre Business Intelligence y Big Data

¿Qué podemos esperar de una solución como Business Intelligence (BI) y Big Data? El software de BI o Inteligencia de negocio ayuda a las empresas a tomar decisiones en base a datos y métricas, pero ¿qué podemos esperar? ¿Qué tiene que ver el Big Data en todo esto? En este post vamos a hacer un repaso por la definición de ambos conceptos y sus diferencias.

¿Qué es la Inteligencia de Negocio?

Business Intelligence es la capacidad de visualizar los datos de  una forma fácilmente interpretable en base a indicadores representados con recursos gráficos, con una potente navegación top-down que facilite llegar hasta la fuente del problema detectado. Si lo asociamos directamente a las tecnologías de la información, podemos afirmar que la BI es el conjunto de aplicaciones, tecnologías y metodologías capaces de reunir y transformar los datos en información valiosa y estructurada para ser utilizados y analizados directamente. De esta manera, la información es convertida en datos valiosos para la toma de decisiones.

¿Qué es el Big Data?

Este concepto hace referencia al tratamiento de grandes volúmenes de datos (estructurados y desestructurados) que avasallan los negocios día a día. Sin embargo, no importa tanto la cantidad como la calidad de estos. Es decir, que puedan ser utilizados para generar ideas relevantes y tomar buenas decisiones estratégicas. Por eso, cuando hablamos de Big Data, hacemos referencia a un gran volumen de datos complejos que dificultan su gestión y análisis sin las herramientas adecuadas.

El análisis de toda esta información permite obtener datos nuevos y aprovechar la información previamente recogida. Estos procesos se pueden usar para:

  • Generar nueva información a partir del análisis de los datos existentes, como puede ser para la predicción de la demanda o métodos de clasificación de personas.
  • Identificar alarmas o situaciones excepcionales a revisar/estudiar para poder tomar las medidas adecuadas.

El valor que obtienen estas compañías se traduce en: ahorro de costes, rapidez, nuevos productos y servicios, anticipación a la competencia, mejor gestión operativa, etc.

Principales diferencias entre Business Intelligence y Big Data

La comparación entre estos conceptos es como hablar de dos mundos todavía por explorar, pero que constituyen la realidad más cercana a las empresas. Ambos permiten extraer el valor de la información de una forma totalmente distinta, pero complementaria. BI constituye un conjunto de técnicas  de gestión empresarial que permiten a las empresas tomar decisiones en base a los datos, y el Big Data, por su lado, son las herramientas capaces de obtener datos, almacenarlos y procesarlos.

Por un lado, mientras la inteligencia de negocio implica el acceso a conjuntos de datos que ya han sido organizados y almacenados para que el usuario tenga una navegación sencilla por ellos, el Big Data se centra en procesos masivos para un gran volumen de datos, con organización y procedencias muy diversas para conseguir nueva información. Esto significa que, gracias al Business Intelligence, los negocios pueden hacer análisis y sacar conclusiones, realizar informes, gráficos, mapas, tablas, etc., con una información 100% detallada. Con el Big Data sucede todo lo contrario.

En definitiva, la principal divergencia entre uno y otro se resume en “innovación y descubrimiento Vs. consultas y respuestas”. Algunos de los procesos que utiliza la inteligencia de negocio para profundizar en los datos son: el uso de software, nutrir los sistemas de conocimiento, transformar los datos en inteligencia procesable, etc. Big Data mira hacia el futuro.

Big Data y Business Intelligence han sido la principal prioridad de inversión de las compañías en 2019, según datos de Gartner. Por debajo, encontramos la ciberseguridad y las soluciones y servicios Cloud Computing.

Razones por las que el Business Intelligence es importante en 2020

Las empresas están viviendo el cambio hacia la transformación digital. Cada vez son más los negocios que comprueban la necesidad de invertir en soluciones de analítica de datos por una sencilla razón: la información es poder. A través de ellas, podemos tener el control total de los datos y aumentar el conocimiento de la empresa, así como:

  • Ahorrar tiempo y costes.
  • Mejorar el servicio ofrecido a los clientes.
  • Facilitar la consulta de los datos.
  • Nuevas oportunidades de negocio.
  • Conseguir resultados verificados, transparentes y fiables.

Una vez expuestas estas ventajas, podemos afirmar que disponer de una plataforma BI es imprescindible para lograr el éxito de los negocios. Aunque cada empresa es un mundo totalmente distinto, todas pueden encontrar ventajas competitivas en BI. Las soluciones enfocadas a la inteligencia de negocio han dejado de ser vistas como una simple herramienta enfocada únicamente a las grandes empresas, por lo que cada vez son más las pymes que se interesan por su tecnología.

¿Qué no deberías hacer en Business Intelligence?

A continuación, vamos a mostrarte cuáles son los puntos que debes evitar a toda costa cuando se trata de BI:

  • Elegir una tecnología que no satisface los requisitos, las necesidades o los problemas de nuestro negocio.
  • Objetivos del software mal definidos en la fase de planificación.
  • Olvidarse del papel del usuario final.
  • Falta de integración y protección de los datos de la empresa.
  • Dejar el back-end en un segundo plano y dar máxima prioridad al front-end. Deben estar en equilibrio.

¿Buscas una solución BI para tu negocio y no sabes por dónde empezar? ¿No tienes perfiles adecuados para Big Data? ¿Te podemos ayudar? Pregúntanos todas tus dudas.

¿QUIERES CONOCER MÁS SOBRE BUSINESS INTELLIGENCE?

Sobre el autor: Rogelio Toledo

Rogelio Toledo

Director General de Cibernos y Agile Plan con más de 15 años de experiencia en proyectos de transformación digital en empresas de diversos sectores.

Dejar un comentario

Sigue los pasos de un recorrido integral de cumplimiento